26 de junio – Día de Acción Global “Apoye. No Castigue.”

Diferentes organizaciones, junto con el grupo de artistas urbanos ArtNómada, nos hemos sumado a la elaboración de este mural denominado “Desgarre Territorial”, para reivindicar el llamado a no seguir ignorando los daños provocados por la guerra contra las drogas.

Es hora de dejar atrás las políticas, las ideologías y los prejuicios dañinos, y de dar prioridad a la salud y los derechos humanos por encima de las respuestas basadas en el encarcelamiento de las personas y los esfuerzos vanos por lograr “un mundo sin drogas”. Es hora de ofrecer apoyo, no de castigar, a las poblaciones que cultivan coca, marihuana o amapola, a las personas que usan drogas y a otras personas que han cometido delitos de drogas no violentos.

El Día de Acción Global tiene lugar el 26 de junio porque es el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas de las Naciones Unidas, un día en el que muchos Gobiernos celebran las detenciones e incautaciones de drogas que han registrado en sus territorios. En el pasado, algunos Gobiernos incluso conmemoraron el día celebrando ejecuciones o palizas públicas de personas acusadas de delitos de drogas.

Sin embargo, como admiten las propias Naciones Unidas, la “guerra contra las drogas” no ha conseguido reducir el consumo y ha generado numerosas consecuencias negativas, como muertes por sobredosis, infecciones por VIH y hepatitis C entre personas que usan drogas, hacinamiento en las cárceles, vulneraciones graves de los derechos humanos, y el incremento del estigma, la marginación, la violencia y la corrupción.

Desde el 2013, la campaña de “Apoye. No castigue” miles de personas participan anualmente en diferentes acciones locales que articulan una sola voz global: queremos el final de la “guerra contra las drogas”. Invitamos a los colombianos y colombianas a defender políticas que respeten a las personas como sujetos de derechos, y que den respuestas más humanas.

Con este mural queremos invitar a la sociedad colombiana a plantear nuevas políticas, que atendiendo los problemas que se esconden tras las sustancias, sean menos nocivas para las personas que las producen y que las consumen. También abogamos por una política más inteligente que permita atacar a quienes realmente se lucran del microtráfico y no a quienes se involucran en los márgenes del negocio debido a condiciones de pobreza o vulnerabilidad.

Las cifras muestran que mientras han llovido 15 millones de litros de glifosato, y se han erradicado manualmente más de 86 mil hectáreas de coca, esta guerra contra las drogas no logra resolver el problema. La inercia de las políticas de drogas cada día es más costosa, a la fecha más de 38 líderes y lideresas promotores de la sustitución de cultivos han sido asesinadas por grupos criminales, además van más de 67 erradicadores muertos y 442 heridos en operaciones antinarcóticos. No podemos seguir haciendo más de lo mismo esperando un resultado diferente.

“Desgarre territorial” habla de la necesidad de promover políticas de drogas basadas en los derechos humanos y en la salud pública. Así, a través de este muro de la ciudad no solo buscamos denunciar las prácticas estatales de criminalización en contra de cultivadores de coca y usuarios de drogas, sino que, a la vez, nos hemos preocupado por construirlo como un escenario social de protesta en el que nos unimos para reclamar nuestro derecho a la ciudad, negado históricamente con la excusa de la “guerra contra las drogas”. En él confluyen distintas realidades, una gran variedad de colores y múltiples territorios que, al desgarrarse, logran gritar al unísono: ¡Apoye, No Castigue!

ArtNómada
Elementa DD.HH.
Temblores ONG
Dejusticia
CPAT
FESCOL